La nueva gestión del patrimonio cultural pasa por las rutas accesibles, la sostenibilidad y también la colaboración público-privada. Con el discurso de Christian Greco se clausuraron los tres días del evento «Barocco Heritage», promovido por el destino turístico «Enjoy Barocco».

El futuro del patrimonio cultural depende de nuevas estrategias que incluyan rutas experienciales, la capacidad de transferir más información y, sobre todo, la accesibilidad y la inclusión. No tiene dudas Christian Greco, Director del Museo Egipcio de Turín, hoy en Scicli para concluir los tres días de «Barocco Heritage», el evento de divulgación científica y eventos en el que han participado decenas de profesores universitarios italianos y extranjeros, al tiempo que se ofrecía a turistas y visitantes aperturas extraordinarias, visitas guiadas, espectáculos, conciertos y arqueotrekking.

La iniciativa es de «Enjoy Barocco», el destino turístico único promovido a través de la medida 16.3 del Psr en el territorio del GAL Terra Barocca al que se ha adherido el Comunes de Ragusa, Modica, Scicli, Ispica y Santa Croce Camerina. La tercera jornada de «Patrimonio Barroco», tras los focos de estudio celebrados en Ragusa y Modica, y después de los discursos institucionales del alcalde Mario Marino y de Salvatore Occhipinti, director del GAL Terra Barocca, contó con la participación de numerosos expertos en patrimonio cultural, arte y valorización de bienes históricos.

Al final del acto, con un discurso final que casi se convirtió en una lectio magistralis, el Director Greco ofreció su propio punto de vista, ilustrando también lo que se ha hecho en el museo que dirige y que, con una serie de proyectos específicos, sigue promoviendo la difusión del conocimiento.

Durante la jornada, comisariada por los profesores Antonio Barone y Santo Burgio, de la Universidad de Catania, y moderada por la conferenciante Lucia Trigilia, los distintos expertos disertaron sobre la idea de valorizar el patrimonio cultural, parte del cual ya se ha convertido en Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Los temas abordados fueron la conservación para el disfrute del patrimonio cultural, la sostenibilidad y la valorización integrada del patrimonio cultural, la planificación estratégica y la formación de profesionales especializados en el sector.

En particular, el profesor Pierpaolo Forte (Universidad de Sannio) subrayó la importancia de considerar el patrimonio cultural no sólo como objetos, sino como sujetos que pueden ser protagonistas y actores de la vida social. Hizo hincapié en la necesidad de una capacidad de negociación entre los agentes públicos y privados para generar recursos a través de instrumentos como las asociaciones o mediante la participación de entidades del tercer sector como asociaciones, cooperativas y fundaciones.

Prof. Pietro Valentino (Universidad La Sapienza, Roma) que hace más de 20 años fue responsable de la redacción del plan de gestión de Val di Noto, hizo hincapié en la necesidad de una planificación estratégica del patrimonio cultural, proponiendo una valorización integrada del patrimonio cultural mediante la coordinación de todos los planes de gestión del territorio.

El profesor Antonio Barone subrayó la importancia de los recursos para la gestión del patrimonio cultural e imaginó una especie de organismo suprarregional para el Mezzogiorno que trabajara en apoyo de las autonomías locales y las universidades.

El profesor Pierluigi Catalfo (Universidad de Catania ) insistió en la necesidad de un reparto equitativo del turismo y de rutas sostenibles en las que puedan participar cada vez más las generaciones jóvenes. La profesora Loredana Giani (Universidad Europea de Roma) destacó la importancia de los sitios culturales como herramienta de crecimiento. Subrayó la importancia de la digitalización como herramienta de valorización del patrimonio cultural, pero persiguiendo un modelo de desarrollo preciso que no se detenga, por ejemplo, en el simple escaneado de documentos en papel. La profesora Anna Mignosa (Universidad de Catania) habló en cambio de sostenibilidad y del modelo de economía circular para la reutilización del patrimonio cultural. Es necesaria la interacción entre los valores culturales, sociales, económicos y medioambientales y la formación de profesionales especializados en la materia. Interesante fue el excursus realizado sobre la ciudad de Scicli, entre luces y sombras, por el historiador Paolo Nifosì, quien, sin embargo, denunció la tardanza del Departamento de Patrimonio Cultural de la Región, así como la imposibilidad de contar con la apertura de algunos archivos históricos debido a la escasez de personal. Por último, la esperada ponencia de Christian Greco, que presentó un modelo de museo a la vez investigador y participativo, que interpela a la comunidad y se integra en la sociedad. Hizo hincapié en la importancia de la comunicación y la inclusión social a través de actos, iniciativas, conciertos e incluso citas privadas. Según Greco, la sociedad sin memoria no tiene futuro y el patrimonio cultural debe valorizarse como herramienta de conocimiento y crecimiento colectivo. Los museos, con sus vitrinas, no pueden seguir siendo algo polvoriento, sino protagonistas centrales de una nueva forma de contar la historia, hecha de experiencias, inserciones digitales, investigación. Como en el Museo Egipcio de Turín, donde, en parte gracias a la llegada de la tecnología moderna, fue posible descubrir que los sarcófagos se utilizaron varias veces y no sólo una, como siempre se había dicho.

Gracias a «Patrimonio Barroco», fue posible ofrecer un importante momento de debate y reflexión sobre el patrimonio cultural de la Tierra Barroca, examinando la gestión activa y sostenible de los bienes culturales en los «nuevos» 20 años transcurridos desde el reconocimiento de la Unesco.

7 de mayo de 2023

Leer también

Próximos eventos

No event found!
Enjoy Barocco

GRATIS
VER